Por el mismo patio interior se llega al edificio llamado Casal Claret, un lugar de acogida y formación al servicio de numerosos inmigrantes residentes en Vic. Algunos miembros de la comunidad, junto con un equipo de laicos, ayudan a estas personas en su integración social y cultural y les ofrecen un espacio de encuentro y diálogo interreligioso.