Al lado del Templo, se halla la Casa de Ejercicios Padre Claret, cuya construcción se debe al esfuerzo del P. Luis Pujol, cmf, fundador de las Misioneras de la Institución Claretiana. Dichas misioneras cuidan del funcionamiento de la casa desde su fundación, en 1951.