Como ya se había anunciado, en los días 17 y 18 de Febrero se han inaugurado en Vic las celebraciones con motivo del bicentenario del nacimiento del Rmo. P. Josep Xifré i Mussach cmf (19 de Febrero 1817); y concluirán el próximo Noviembre recordando la fecha de su muerte (3 de Noviembre 1899).

El viernes 17 tuvieron lugar dos celebraciones, una más externa, cultural y abierta al público, a las 18’30, en la llamada “Sala de la Columna” del Ayuntamiento de Vic, donde están, junto con el de nuestro homenajeado, los cuadros de algunos de los vicenses ilustres de siglos pasados. La otra celebración espiritual y privada, en la cripta de nuestro Templo, a las 21’30.

Sepulcro de Xifré junto al de Claret

Sepulcro de Xifré junto al de Claret

En ambas celebraciones participaron los Superiores Mayores o sus representantes de los varios Organismos de Europa (Cataluña, Euskal Herria, Santiago, Bética, Portugal, Italia, Alemania, Polonia, Francia y Reino Unido), religiosos de otras Congregaciones, en particular miembros religiosos y seglares de la Familia Claretiana. En la primera celebración también estuvo presente el obispo de Vic, Dr. Romà Casanova.

En la Sala de la Columna del Ayuntamiento de Vic

La celebración pública tuvo seis momentos: 1) la presentación del acto y de los presentes, a cargo del Hermano Josep Codina cmf, Prefecto de Apostolado del Gobierno Provincial de Cataluña, miembro de la comisión organizadora. 2) La bienvenida por parte del Ayuntamiento, a cargo de la Sra. María del Carmen Bover, Regidora de Comercio, Turismo i Mercados. 3) La bienvenida por parte del M. R. P. Provincial de Cataluña, Ricard Costa-Jussà cmf. 4) Una conferencia del señor Xavier Cateura i Valls, escritor e investigador de temas históricos y culturales, sobre: “José Xifré, vicense ilustre, emprendedor de una gran obra”. 5) Siguió la ejecución musical de tres piezas por el “Quartet Pizzicato”, compuesto por cuatro jóvenes que nos deleitaron con la “Sarabanda” de G. Fr. Händel, “Paladio” de K. Jenkins, y “Los Miserables” de M. Schönberg. 6) Cerró el acto del Rmo. P. Mathew Vattamattam cmf, Superior General, que había presidido toda la sesión. Al final, el Padre General entregó a la Regidora un ejemplar de la biografía del P. José Xifré, en tres volúmenes, escrita por el P. Jaume Sidera cmf.

Vigilia de oración en la Cripta

A las 21’30, en nuestra cripta, hubo una vigilia de oración, para dar gracias al Señor por el don de la vida y misión del P. Xifré. El texto, preparado por el P. Gonzalo Fernández cmf, Prefecto General de Espiritualidad, tenía como título “Los tres amores”. Así sintetizaba la vida y espiritualidad del P. Xifré: Amor a Dios, amor a la Iglesia, amor a la Congregación. Se leyeron textos bíblicos, de la Autobiografía del P. Fundador y del mismo homenajeado. Todo ello intercalado con cantos, momentos de silencio, oraciones…, en varias lenguas. Presidió y dirigió la vigilia el P. General.

P. Jaume Sidera cmf

P. Jaume Sidera cmf.

El sábado 18 hubo tres encuentros, dos por la mañana y uno por la tarde. A las 10’30 nos encontramos los varios representantes de la Familia Claretiana y muchos miembros de las comunidades claretianas de Cataluña en el salón de actos de nuestra Casa de Espiritualidad. Después de la presentación y algunas informaciones a cargo del P. Provincial de Cataluña, el P. Jaume Sidera nos ofreció una informadísima y amena síntesis de la vida del P. Xifré, fruto de su extraordinario conocimiento de aquel claretiano ilustre: “¿Qué le debemos al P. Josep Xifré?”.

Concelebración con el Obispo

Concelebración Eucarística con el Obispo

A las 12’45 pasamos a la cripta donde tuvo lugar una solemne Eucaristía presidida por el Exmo. Sr. Obispo de la ciudad, acompañado, como concelebrantes, por el P. General, el P. Provincial de Cataluña, El P. Provincial de Bética, P. Félix Martínez cmf, Presidente de ECLA, y el Superior de la comunidad de Vic, P. Josep Armengol. Estuvieron presentes también muchos más claretianos, sobre todo de las casas de Cataluña y numerosos miembros de la Familia Claretiana. Al final de la celebración, el P. General entregó al Sr. Obispo un ejemplar de los tres volúmenes sobre la vida del P. Xifré. Acto seguido, pasamos todos al refectorio de la Casa de Espiritualidad para continuar la fiesta con una comida fraterna.

Después de la comida fraterna

Miembros de la Familia Claretiana en la Casa Madre

Por la tarde, a las 4’30, bastantes de los participantes en los otros actos, fuimos a “Can Sibiu”, lugar natal del P. Xifré, en las afueras de Vic, para bendecir e inaugurar una placa conmemorativa, colocada en una de las fachadas de la casa. Estuvo presente el sr. Joan Illamola, propietario de la masía y algunos de los granjeros que ahora viven allá. Cabe decir que los actuales moradores no son descendientes ni de la familia del P. Xifré ni de los propietarios de la masía.

Can Sibiu

El P. General entrega un cuadro del P. Xifré al actual dueño de “Can Sibiu”

Hay que agradecer de corazón que tanto por parte del Sr. Obispo de Vic, como de las autoridades del Ayuntamiento y de los dueños y moradores de “Can Sibiu”, de los Superiores Mayores de ECLA y otros miembros de la “Familia Claretiana”, ha habido una colaboración y participación entusiasta en todo momento.

Placa conmemorativa del Bicentenario en “Can Sibiu”

A lo largo del año se irán publicando en el web del CESC, y concretamente en la página dedicada al “Año Xifré”, otras noticias y textos para que toda la Congregación, y en particular los centros de formación, puedan conocer y participar en el recuerdo agradecido de este gran claretiano que, como dejó escrito en su “Último Despido”, había amado con toda su alma a la Congregación y había vivido sólo buscando su bien. Baste pensar que, cuando él tomó la responsabilidad de Superior General, en 1858, la Congregación constaba de una sola comunidad y doce miembros, y, cuando murió en 1899, ya contaba 61 casas, extendidas por Europa, África y América, y 1770 claretianos profesos. El único continente que no recorrió aquel incansable misionero fue Asia; cabe imaginar cuánto habrá gozado desde el cielo viendo que quien ha presidido estas fiestas del bicentenario de su nacimiento ha sido el Rmo. P. Mathew Vattamattam, miembro de aquel continente para él desconocido, donde en nuestro tiempo tantos hermanos nuestros participan de aquello sobre lo que el P. Xifré escribió con tanto entusiasmo: “El Espíritu de la Congregación”.