Cáceres, España. El  6 de octubre de 2018 se  hizo entrega al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe de un cuadro conmemorativo de la visita del P. Claret a dicho monasterio en 1867 del 20 al 22 de mayo. El año pasado se cumplieron 150 años de esta visita y es el motivo por el que, atendiendo a una sugerencia de la comunidad franciscana, el Gobierno Provincial decidió, hace unos meses, encargar un cuadro a D. Juan Palomo Reina que es el que ahora se ha entregado. Agradecemos la acogida y las facilidades dadas por  la comunidad franciscana; agradecimiento que hacemos extensivo al pintor D. Juan Palomo Reina que ha sabido plasmar estupendamente en el lienzo este momento importante en la vida de Claret.

En una nota autobiográfica del P. Claret sobre esta visita dice: “Acuérdate de los favores en el Camarín de la Virgen de Guadalupe. Día 20 de Mayo de S. Bernardino. de Sena». En el plano personal fue una visita que marcó la vida del santo pero que también marcó la vida de este Monasterio como han hecho notar algunos de sus historiadores: «Desde Guadalupe (Claret) llevó a la Corte de España su personal impresión de decadencia y su ruina y su influencia para lograr la deseada restauración» (Sebastián García).

El cuadro será colocado en la galería de santos y personas ilustres que han visitado el Monasterio, o que han tenido una vinculación especial con el mismo.

La entrega del cuadro  al P. Guillermo, Párroco del Santuario,  tuvo lugar en el marco de la celebración de la Eucaristía de  la misa de los peregrinos y contó con la presencia del P. Provincial de Bética, Félix J. Martínez,  de la comunidad de la Curia Provincial, y de algunos claretianos de las comunidades de Don Benito, Almendralejo y Sevilla-Claret.

Tras el acto los claretianos compartimos mesa en un restaurante de Guadalupe, y esa misma tarde regresamos a nuestras respectivas comunidades.

“Claret en el Monasterio de Guadalupe” (Este artículo procede de la página web de la Congregación: claret.org)

 

 

(Artículo de Gabriel Miguélez Combarros, cmf. Escrito a proposito de la entrega del cuadro al Monasterio de Guadalupe)

CUADRO DEL P. CLARET, DONADO AL REAL MONASTERIO DE GUADALUPE

Vinculación del P. Claret y los Claretianos con Guadalupe

 

“Claret misionó durante su juventud su Cataluña natal, más tarde Canarias, después Cuba como Arzobispo y, finalmente, España entera acompañando a la Reina Isabel II”.

Como Fundador, la herencia espiritual y el espíritu misionero de Claret perviven hoy en la Familia Claretiana y “trasciende todas las fronteras estando presente en los cinco continentes bajo una obra dilatada de evangelización… Con ella mantiene la fidelidad a su seña original claretiana: “Mi espíritu es para todo el mundo”. (cf P. Martínez Oliveras cmf, ABC, 29-10-2018)

 

1 – VISITA DEL P. CLARET A GUADALUPE

 

El P. Claret y sus hijos, los Misioneros Claretianos, han mantenido estrecha vinculación con Guadalupe a través de los tiempos. Una serie de circunstancias imprevistas, pero favorables, facilitaron al P. Claret su visita a Guadalupe para poder cumplir su deseo de orar postrado ante las plantas de la Virgen.

Siendo Arzobispo de Cuba, el 5 de junio de 1857 recibe el nombramiento de confesor de la familia real. Después de varios años en la Corte de Madrid, el 5 de agosto de 1859 es nombrado oficialmente Presidente del Escorial. En virtud de este Real Decreto, fueron entregadas a la responsabilidad del Arzobispo Claret las posesiones inherentes al Escorial, entre las cuales estaban el Espadañal y los Guadalupes de Extremadura, que eran administrados por el Escorial.

Su responsabilidad de visitar y vigilar los bienes del Escorial, como medio conveniente para la buena administración, es lo que llevó a Claret a emprender un largo recorrido por Extremadura, que inició en Villanueva de la Serena y le llevó hasta Guadalupe, viaje que duró 7 días y que fue realizando en carro, en mula y a pie. Claret llegó y permaneció visitando Guadalupe durante los días 20, 21 y 22 de mayo de 1867. En contra de su antigua y brillante historia, llena de gran esplendor, Claret encontró el pueblo y el Monasterio en total abandono. Podemos afirmar que su visita a Guadalupe fue breve pero muy fructífera, según se deduce de estos hechos que señalamos:

– El P. Claret, como misionero infatigable, acompañó al pueblo en el rezo del Rosario a la Sma. Virgen y le predicó un fervoroso sermón de hora y media.

– El P. Claret, orando ante la imagen de N. Sra. la Virgen de Guadalupe, recibió algunas gracias especiales, según confirman sus palabras escritas: “Acuérdate de los favores recibidos en el Camarín de la Virgen el día 20 de mayo”.

– El P. Claret asumió el compromiso de favorecer e impulsar la restauración del Real Monasterio y las mejoras en el pueblo, y así lo expuso a la Reina para solucionar tan deplorable estado.

Estos compromisos de Claret los corroboran de forma clara y fehaciente las autorizadas palabras del historiador Fray Sebastián García, gran especialista en temas del Real Monasterio:

“Desde Guadalupe (Claret) llevó a la Corte de España su personal impresión de decadencia y su ruina y su influencia para la deseada restauración”.

 

En mayo de 2017 se cumplieron los 150 años de la visita de Claret a Guadalupe y esta emblemática efeméride es la que ha motivado la entrega del cuadro del P. Claret al Real Monasterio en memoria y recuerdo de esta visita del Santo. Según las palabras del P. Carlos Enrique Sánchez Miranda cmf en su Conferencia pronunciada en Guadalupe: “Una visita histórica que marcó al Peregrino y al Santuario”.

 

2 – LOS CLARETIANOS Y GUADALUPE

 

Siguiendo el ejemplo del P. Claret, también los Misioneros Claretianos han venido manteniendo estrecha vinculación con Guadalupe, profesando una especial devoción a la Patrona. Este escaso espacio, tan solo nos permite exponer aquí, en breve síntesis, algunos hechos más significativos.

 

– CORAZÓN DE ORO

Es la Reliquia conmemorativa de la solemnísima Consagración de Extremadura al Corazón de María realizada ante la Imagen de la Virgen de Guadalupe el día 14 de octubre de 1956.

A este respecto, la revista claretiana El Iris de Paz nos dice:

“El Cardenal Primado de España, Enrique Pla y Deniel, ha prendido del pecho de la Virgen el riquísimo “CORAZÓN DE ORO”, platino, perlas y pedrería que Extremadura le regala como recuerdo perenne de esta filial entrega… Corazón que, al mismo tiempo, simboliza el de todos los extremeños entregados al servicio fiel, filial y de por vida a su Madre y Reina. Así lo dice la inscripción que lleva en el reverso: ”El corazón de Extremadura en el Corazón de María”. Y dentro de él, las fórmulas de Consagración y la relación de las autoridades… y el nombre de cuantos han contribuido a este obsequio que ha de ser el símbolo de un compromiso de amor indefectible y de una fidelidad eterna:” (cf Iris de Paz, Nov 1956, pg 38)

Los Misioneros Claretianos promovieron y animaron viva y eficazmente la Consagración de Extremadura al Corazón de María en Guadalupe, la entrega de la reliquia del “Corazón de Oro” y también predicaron y recorrieron pueblo a pueblo toda Extremadura para preparar a los fieles para la filial entrega de por vida a su Madre y Reina el día de la Consagración al Corazón de María ante la imagen de su Patrona.

Este “Corazón de Oro” está custodiado en la sala de Reliquias de Guadalupe y, cada año, se le impone a la Imagen de la Virgen en la Fiesta de la Patrona de Extremadura.

 

– RELIQUIA DEL P. CLARET ENTREGADA AL REAL MONATERIO EN EL AÑO 2000

El 20 de mayo de 2000 se hizo entrega por los Claretianos de una Reliquia del P. Claret al Real Monasterio de Guadalupe, (colocada en un libro de plata, abierto) en la que consta esta inscripción con el motivo de la entrega:

“Los Misioneros Claretianos ofrecen esta Reliquia de San Antonio Mª Claret a la Virgen de Guadalupe, agradecidos a los favores recibidos por el P. Claret en el Camarín del Santuario el 20 de Mayo de 1867”.

En este acto estuvieron presentes el Gobierno Provincial de Bética y algunos Claretianos de las Comunidades de Don Benito y Almendralejo.

Esta reliquia también se encuentra expuesta y custodiada en la Sala de Reliquias de Guadalupe.

 

– ESMALTE DEL P. CLARET EN EL TRONO DE LA VIRGEN

En el Trono de la Virgen de Guadalupe, en la hornacina giratoria, entre otros muchos, figura el precioso esmalte de San Antonio Mª Claret en actitud orante ante N. Sra. de Guadalupe, obra de los Talleres Félix Granda, realizado en el año 1953. Durante muchos años, de los numerosos y famosos peregrinos que figuran en los esmaltes del Trono, el P. Claret era el único proclamado Santo. Hoy ya hay algunos más canonizados.

 

– CONFERENCIA SOBRE EL P. CLARET EN GUAGALUPE

Dentro de las Jornadas de la Hispanidad, dedicadas a San Antonio Mª Claret, organizadas por la Asociación de Caballeros de Guadalupe, el 11 de octubre de 2017, con motivo del 150 Aniversario de la peregrinación del Santo al Monasterio de Guadalupe, el claretiano P. Carlos Sánchez Miranda, Director del CESC de Vic, pronunció una interesante conferencia titulada: “Una visita histórica que marcó al Peregrino y al Santuario”. El trabajo ha sido publicado en la Revista “Guadalupe” y en el Boletín “Caballeros de Guadalupe”.

 

3 – DONACIÓN Y ENTREGA DEL CUADRO DEL P. CLARET AL REAL MONASTERIO

 

–  ANTECEDENTES.- El día 29 de enero de 2016 la Comunidad Claretiana de Don Benito visitó Guadalupe, y el Guardián, Fray Antonio Arévalo Sánchez, atendió personalmente a los Claretianos en la visita guiada y, como gran historiador y buen conocedor del P. Claret, fue una delicia escuchar sus explicaciones como guía. En el trayecto de la escalera que da acceso al camarín de la Virgen están colocados en la pared algunos cuadros de Santos que visitaron a la Virgen en su día. Al llegar allí, Fray Antonio Arévalo Sánchez comunicó a los claretianos que tenía reservado un espacio de esa pared para colocar un cuadro del P. Claret en conmemoración de los 150 años de su visita a N. Sra. la Virgen de Guadalupe en mayo de 1867.

Informado el Gobierno Provincial de Bética de este ofrecimiento del Guardián del Monasterio, estudió y aceptó la oferta. La realización del cuadro la encargó al reconocido pintor D. Juan Palomo Reina; lo terminó a finales de marzo de 2018, y las dimensiones del cuadro son 100 x 81 centímetros. Está pintado al óleo y representa la escena del P. Claret en su visita a la Patrona de Extremadura, postrado y en actitud de oración ante la imagen de N. Sra. la Virgen de Guadalupe; el cuadro coincide con la misma escena que refleja el esmalte del P. Claret de los Talleres Félix Granda, que figura en el trono de la Virgen.

 

–  El Provincial de los Claretianos, P. Félix Martínez Lozano, y el nuevo Guardián, Fray Guillermo Cerrato Chamizo, acordaron y convocaron oficialmente la entrega de Cuadro del P. Claret al Real Monasterio de Guadalupe para el día 6 de octubre de 2018.

ENTREGA DEL CUADRO DEL P. CLARET EN EL OFERTORIO DE LA EUCARISTÍA

En la fecha señalada, 6 de octubre de 2018, en el marco de la Eucaristía del Peregrino, que se inició a las 12 horas presidida por el Guardián Fray Guillermo Cerrato Chamizo, acompañado de 13 Claretianos concelebrantes venidos de las comunidades de Sevilla, Don Benito y Almendralejo, más el autor del cuadro, y con el Santuario repleto de peregrinos, se llevó a cabo la donación y entrega del cuadro del P. Claret al Real Monasterio de Guadalupe (Cáceres) en conmemoración de los 150 años de la visita del P. Claret a N. Sra. la Virgen de Guadalupe, efectuada durante los días 20, 21 y 22 de mayo de 1867.

En el momento del Ofertorio presentaron el cuadro del P. Claret, como Ofrenda ante el altar, D. Juan Palomo Reina, autor del óleo, y su tío, el claretiano H. Juan Palomo Sánchez. El sacerdote presidente de la celebración y Guardián del Real Monasterio, Fray Guillermo Cerrato, aceptó y recibió el cuadro ofrendado y donado para ser colocado junto al Camarín de la Virgen.

Durante la presentación, el Provincial de los Claretianos, P. Félix Martínez Lozano, ambientó la ofrenda del cuadro evocando las razones y los motivos de esta entrega. De sus palabras destacamos las siguientes:

“Hoy hacemos entrega de este cuadro para perpetua memoria de esta visita de San Antonio Mª Claret al Monasterio de Guadalupe, agradeciendo la acogida y las facilidades para ello de la Comunidad Franciscana; y al pintor D. Juan Palomo Reina que ha sabido plasmar estupendamente en el lienzo este momento importante en la vida del P. Claret”.

Desde el momento del Ofertorio hasta el final de la Eucaristía el cuadro de San Antonio Mª Claret, apoyado sobre un sencillo caballete, se mostraba a todos los peregrinos destacado ante el altar.

A partir de ahora, el Guardián del Real Monasterio, Fray Guillermo Cerrato, que recibió el cuadro de San Antonio Mª Claret, se ocupará de colocarlo en el espacio asignado, situado en la subida de la escalera que da acceso al camarín de N. Sra., la Virgen de Guadalupe.

Como broche de oro y colofón adecuado, concluimos estas líneas con las bellas palabras del claretiano P. Carlos Sánchez Miranda pronunciadas en Guadalupe en la Conferencia sobre el P. Claret el 11 de octubre de 2017 con motivo de las Jornadas de la Hispanidad dedicadas a San Antonio Mª Claret:

“Que nosotros, como el P. Claret, también tomemos conciencia de la cercanía de la Madre de Jesús, que nos ayuda siempre en nuestro camino de seguidores de su hijo. Al mismo tiempo, comprometámonos ante Nuestra Señora de Guadalupe para que este Santuario siga siendo un foco de fe y cultura que ilumine la Hispanidad”.

Los Misioneros Claretianos agradecemos vivamente a la Comunidad Franciscana del Real Monasterio de Guadalupe su ofrecimiento para colocar el cuadro de San Antonio Mª Claret en lugar tan relevante y cercano a la imagen de la Patrona de Extremadura y que, tras un tiempo de espera, la promesa ya es gozosa realidad.

 

                                                                                              Don Benito, Octubre 2018

                                                                                              Gabriel Miguélez Combarros, cmf.