«…Tuve también muy buenos padres, que de consuno con el maestro trabajaban en formar mi entendimiento con la enseñanza de la verdad, y cultivaban mi corazón con la práctica de la Religión y de todas las virtudes» (Aut25).

IMPORTANCIA DE LA PRIMERA EDUCACIÓN

¡Qué bien expresa Claret el trabajo conjunto de sus padres y maestros en la formación de toda su persona! Hoy lo llamaríamos «formación integral».

En efecto Claret se refiere a la formación de su entendimiento, de su afectividad y de su voluntad, especialmente en la dimensión religiosa, que tanta importancia tuvo en su vida y tiene en la vida de cada uno, como experiencia unificadora de todas las demás dimensiones.

¡Qué importancia tan decisiva para el desarrollo de la persona tiene la familia, especialmente los padres, y la escuela, sobre todo en los primeros años de la vida!Claret es consciente de ello y da gracias a Dios por todo el bien recibido desde su tierna infancia.

¡Entrañable y admirable aquella figura del maestro de pueblo que permanecía durante varias generaciones transmitiendo valores intelectuales, morales y sociales! Hoy día, en nuestra sociedad urbana, los rápidos cambios de mentalidad han llevado casi a privar de autoridad a los educadores, e incluso a los propios progenitores… Educar en valores está resultando una ardua tarea.

Debemos hacer todo lo posible por apoyar a la familia y a la escuela en su decisiva misión, porque es en estos ámbitos en donde se producen y se educan las experiencias que marcarán toda la vida. Eso es lo que confiesa Claret de sí mismo.

¿Soy consciente del bien recibido de mis padres y maestros?