«A fin de poder dar y vender a la mayor baratura posible, pensé poner una Imprenta Religiosa bajo la protección de María Santísima de Monserrat, como patrona que es de Cataluña, y del glorioso San Miguel» (Aut329).

SER HOY LUZ DEL MUNDO

En la época de Claret tuvo un gran auge la imprenta en España; el siglo xix posibilitó que las masas dejaran de ser analfabetas y accediesen a la lectura. Era una de esas épocas de superación del umbral de la ignorancia, esto es, de superación de aquello que mantenía al pueblo en una seria limitación cultural.

En todas estas coyunturas aparecen en el mapa de la realidad algunas personas y grupos que se preocupan por acompañar los procesos de crecimiento y favorecer a los más débiles. Al mismo tiempo, están quienes especulan y buscan sacar beneficios a costa de las necesidades básicas o pulsiones del ser humano.

Nuestra tarea y afán fundamental deberá ser siempre generar las posibilidades para que algo que emerja sea siempre en beneficio de todos y que se ofrezca como un vehículo adecuado para anunciar la Buena Noticia que Jesús nos trajo.

En el caso de la imprenta, Claret hizo una labor encomiable, pues logró publicar más de 120 obras, fundó la editorial «Librería Religiosa» y apuntó sobre todo a la divulgación del mensaje de la fe en una clave netamente popular. El recurso a este medio para la evangelización demostró su gran sentido de la oportunidad para hallar medios de anuncio de la Palabra.

¿Cuál es tu actitud frente a la lectura? ¿Absorben tu tiempo otros medios de comunicación más «pasivos»? ¿En qué medida te conectas con buenas lecturas para tu crecimiento personal y el servicio apostólico?