El pasado 2 de Agosto partió para su país de origen, la República Democrática del Congo, el claretiano P. Placide Sumbula Kafutshi. Había nacido en Gungu (RDC) en 1976; profesó en el 2000 y fue ordenado sacerdote en el 2008. Luego se licenció en Sagrada Teología.

Después de unos breves años de intenso apostolado en su tierra, fue destinado por el P. General a formar parte de la comisión encargada del CESC. Con esta finalidad llegó a Vic el 17 de Septiembre del 2017. Durante el curso 2017-2018 se trasladó a Madrid (comunidad de Buen Suceso) para profundizar el estudio de la lengua española.

Después de lo cual, el 6 de Junio del 2018 se incorporó ya plenamente a la comunidad de Vic y al Equipo del CESC. Aquí ha estado estos dos años al servicio del CESC y profundizando la vida y espiritualidad de San Antonio María Claret y la historia de la Congregación.

Rico de esta variada experiencia, ha vuelto a su Provincia Claretiana del Congo con algunos cargos muy significativos que ciertamente van a enriquecer a los claretianos, en particular de la zona africana francófona: Prefecto Provincial de Espiritualidad, Director de uno de nuestros Colegios y Párroco de una de las parroquias que la Congregación dirige en la capital Kinshasa.

Querido P. Placide, te agradecemos tu presencia siempre fraterna y jovial entre nosotros, y los servicios prestados tanto al CESC como a la comunidad durante este tiempo; y te deseamos un fecundo apostolado entre nuestros hermanos claretianos de tu Provincia y todo el Pueblo de Dios.

Una oración mutua y un abrazo agradecido desde Vic, junto a la tumba de nuestro Santo Padre Fundador.