“Catecismo de la Doctrina Cristiana”(1860)

¡Felices Pascuas!

Les deseamos a todos la alegría del Señor resucitado usando una estampa realizada por el P. Claret. Los simbolismos utilizados en él son muy interesantes porque deja un mensaje valioso para todos nosotros. El agrupamiento de los elementos históricos y simbólicos que darían una detallada presentación pictórica del misterio de la resurrección. El elemento principal y central es el Señor resucitado, bajo su pie, la muerte figurada como un cadáver. Debajo está la tumba abierta y justo a un lado la escena  de la resurrección de los Santos Padres que estaban esperando la resurrección de toda la raza humana a partir de Adán y Eva. “En ti esperaron nuestros padres, y los liberaste” (Sl 21,5).

También hay un ángel abriendo la tumba y un diablo huyendo de la resurrección y sus efectos.

Hay otro elemento que da mucho sentido a la trama de la resurrección es la espiga de trigo que es la figura de la resurrección física y mística. “Si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, solo queda; más si muere, mucho fruto lleva” (Jn 12, 24).

En el otro lado, podemos ver la representación pictórica de la parábola del trigo y la cizaña en el evangelio de Mateo (Mt 13, 24-30), que alude a la resurrección de los muertos. “Primero, junta la cizaña y átala en manojos para quemarla, pero recoge el trigo en mi granero” (Mt 13,30). “Mira, hijo, ¿ves en la estampa esa figura que se eleva? Ya conoces que es la de Jesús resucitado. Bajo sus pies tiene la muerte, a la que estaba profetizado que diría: O muerte, yo seré tu muerte; y en efecto, a la muerte se la hizo morir, dando vida a aquel a quien ella la había robado, pues que deja ya de ser muerte; y esto es lo que hizo Jesús resucitando” (Claret, Catecismo Explicado, p. 103.).

Dejémonos enriquecer con esta estampa. ¡Que el señor resucitado os bendiga a todos!