About cesc

This author has not yet filled in any details.
So far cesc has created 2137 blog entries.

9 de abril

«Procuraré siempre conservarme en un mismo humor y equilibrio, sin dejarme predominar de la tristeza ni de la alegría demasiada, acordándome siempre de Jesús, y de María, y San José, que también tuvieron sus penas» (Propósitos del año 1850, en AEC p. 663).

ECUANIMIDAD

Es normal que las diversas circunstancias, situaciones y relaciones que vivimos cada día nos provoquen estados de ánimo diferentes.

Claret escribe este propósito en un momento crítico de su vida: En vísperas de su consagración episcopal. En el último año ha tenido que hacer serios discernimientos pues este nombramiento le obligaba a marchar (más…)

8 de abril

«Soy de corazón tan tierno y compasivo que no puedo ver una desgracia, una miseria, que no la socorra»  (Aut 10).

TERNURA Y COMPASIÓN

La ternura y la compasión son sentimientos muy nobles porque expresan que el dolor ajeno nos afecta y nos impulsan a poner de nuestra parte todo lo que podamos hacer para eliminarlo o, al menos, para aliviarlo y a luchar contra sus causas. Sentimos que el otro, de alguna manera, forma parte de nosotros, es nuestro hermano.

La misericordia fue uno de los sentimientos que marcó la vida de Jesús. Sintió compasión y misericordia ante el dolor ajeno: «Vio a mucha gente y, compadecido de ellos, curó a sus enfermos” (Mt 14,14). (más…)

7 de abril

«La Virgen santísima vivió muy pobre y murió pobrísima» (Religiosas en sus casas o las Hijas del Santísimo e Inmaculado Corazón de María. Barcelona 1850, p. 122. Edición crítica, Madrid 1990, p. 173).

CONFIANZA EN EL DIOS PROVIDENTE

¿Has jugado alguna vez a cerrar los ojos y, sin mover los pies ni levantarlos del suelo, ir inclinando poco a poco tu cuerpo? Cuando estás a punto de perder el equilibrio y caerte al suelo hay unas manos de alguien que te sostienen y, con un empujoncito, ¡te ponen otra vez en pie! En la medida en que vas inclinándote cada vez más, tienes que ir confiando no en ti mismo –como un pobre ciego– sino en el otro. Tienes que arriesgarte dejando a un lado tu seguridad y dejarte ayudar… (más…)

6 de abril

«Nada le costó a Dios criar las riquezas del cielo y de la tierra. Con sola una palabra, hágase, se hizo todo. Pero ¡cuánto le costó salvar las almas! Por ellas se hizo hombre, nació en un establo, predicó y se fatigó, sufrió calumnias, azotes y espinas, derramó su sangre y murió en una cruz. Un alma, pues, vale más que todas las riquezas del mundo; más que todas las coronas de la tierra; más que todos los astros del cielo» (Carta al misionero Teófilo. En Sermones de Misión,vol. I, Barcelona 1858, p. 7. Edición moderna, Roma 1979, p. 24).

DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE VIVA

El párrafo pertenece a una carta dirigida al «misionero Teófilo», destinatario ficticio que representa a todo evangelizador, es decir, toda persona a la que incumbe (más…)

Misioneros esperanzados y solidarios

Queridos hermanos y amigos. Un saludo cordial desde nuestra Casa Madre. Motivados por la carta del Padre General recibida el 3 de abril, se nos ha ocurrido completar el anterior saludo del CESC.

A este propósito, quisiéramos recordar tres episodios ya conocidos de la vida de nuestro Padre Fundador: uno al principio de su ministerio presbiteral en Viladrau; el otro, durante su ministerio episcopal en Santiago de Cuba; y el último, durante su exilio en París.

Al volver de Roma, en mayo de 1840, fue destinado como regente a la pequeña población de Viladrau. Todavía se sufrían los duros efectos de la Primera Guerra Carlista (1833-1840). Según palabras del P. Claret: “Aquella población [Viladrau] había sido tan trabajada por la guerra civil, pues que a lo menos había sido saqueada trece veces, había habido sorpresas de unos y de otros, fuegos y muertes…” (Aut. 179). (más…)

5 de abril

«Tendré grande estima de la virtud de todos, los tendré a todos por mis superiores, juzgando lo mejor de todas sus obras» (Aut 750).

ESTIMA Y AUTOESTIMA

Ese no era un simple propósito de Claret, sino una práctica sincera, ya que él se fijaba en lo mejor de cada persona. Por eso podía decir con sinceridad que aprendía de todos los que vivían con él en Cuba, desde su vicario general hasta el cocinero: «Yo de todos ellos tenía que aprender, pues me daban ejemplo» (Aut 607).

Tener a los demás como superiores es la otra cara del ser últimos y servidores de los demás, que es una característica irrenunciable del auténtico seguidor de Jesús. Él trató de enseñar a sus discípulos (más…)

4 de abril

«Y esto me obligó a pedir al Superior que me exonerara del encargo de Regente y me dejase libre de curatos y que [me] contase pronto a su disposición para ir a predicar a donde quisiese» (Aut 174).

LIBRE PARA SERVIR MÁS Y MEJOR

«Libre… para ir a predicar». Nótese que justamente las tres expresiones principales componen el esqueleto de la frase claretiana que comentamos. Juntas, desvelan algo del fuego que ardía, muy dentro, en el alma de Claret. Ese fuego abrasador que le selló con tres «quemaduras», las tres que sugiere esta frase que, aparentemente, daría la impresión de tratarse de una simple información.

Libertad. No estar atado a nada. Ni a nadie. (más…)

3 de abril

«Para que los pueblos, provincias y reinos tengan paz, y prosperen, y sean felices, preciso es que cuiden de tener bien encarriladas las ruedas de la obediencia a la Iglesia y al Gobierno civil» (El ferrocarril, Barcelona 1857, p. 16s).

CLARET Y LA PAZ

La paz no es simplemente ausencia de guerra. Se entiende, más bien, como sosiego, estado de tranquilidad o quietud y buena relación entre unos y otros, en contraposición a la existencia de disensiones o disputas. Actitud que reporta al ánimo serenidad y un sano relax, todo lo contrario a la turbación y a las pasiones.

En el plano personal, la paz designa un estado interior exento de sentimientos negativos. (más…)

2 de abril

«Ser devoto de María es una señal de predestinación, así como una marca de reprobación el no ser devoto de María o ser contrario a su devoción. La razón es muy clara, nadie se puede salvar sin el auxilio de la Gracia, que viene de Jesús, como Cabeza que es de su Cuerpo Místico, la Iglesia. Ahora bien, María es como el cuello que junta, por decirlo así, el cuerpo con la cabeza y como el influjo de la cabeza al cuerpo ha de pasar por el cuello, así las gracias de Jesús pasan por María y se comunican al cuerpo, es decir a sus devotos que son los miembros vivos» (Carta a un devoto del Corazón de María, en EC II, p. 1.504s).

MARÍA MEDIADORA

Esta imagen de María como «cuello», por el cual pasa la vida de la cabeza al resto del cuerpo, Claret pudo encontrarla en escritos (más…)

1 de abril

«Debemos amar a María santísima porque ella lo merece. María Santísima lo merece por el cúmulo de gracias que ha recibido sobre la tierra y por la eminencia de gloria que posee en el cielo; por la dignidad casi infinita de Madre de Dios a que ha sido sublimada y por las prerrogativas adherentes a esta sublime dignidad» (Carta a un devoto del Corazón de María, en EC II, p. 1.498s).

MARÍA AYUDA Y ENSEÑA A VIVIR

Dos perspectivas sugiere este texto: el sentimiento personal de María y la actitud que tenemos que manifestar sus hijos.

El sentimiento de María es claro. Ella no merece nada; todo le ha sido dado: «Proclama mi alma la grandeza del Señor… (más…)