Contador de visitas - Visit counter 436176

Domènec Fita, un gran escultor de Claret

Domènec Fita, en el centro. A su izquierda Mn.   Bonet párroco de la Sagrada Familia de (14-7-1997)

El lunes 9 de noviembre de 2020, a los 93 años de edad, murió el gran escultor catalán, Domènec Fita i Molat.

Había nacido en Girona en 1927. A lo largo de su vida mantuvo una amplia y profunda relación con los misioneros claretianos.

En 1959 ya esculpió una original imagen del Corazón de María para la antigua iglesia claretiana de su ciudad. (más…)

Celebración de los 150 años de la Pascua del P. Claret

(Vic, Octubre 2020)

Con motivo de los 150 años de la muerte –la Pascua- del P. Claret en Fontfroide (Francia, 24 de Octubre 1870), han tenido lugar toda una serie de actos en cuya preparación y ejecución ha participado el CESC directamente.

En primer lugar, el Tríduo de oración como preparación para la Solemnidad de san Antonio María Claret. Se preparó un fascículo de 24 páginas, ofrecido a toda la Familia Claretiana, dividido en tres partes, una para cada día, con lecturas bíblicas y otras tomadas de los escritos de Claret, oraciones, comentarios, algunos videos y cantos. (más…)

ver más

ver más

lletres_novedades

ver más

lletres_claret_contigo

3 de marzo

«Una de las cosas que más me ha impelido a enseñar a los Niños ha sido el ejemplo de Jesucristo y de los Santos. Jesucristo dice: Dejad que vengan a mí los niños y no se lo estorbéis, porque de los que se asemejan a ellos es el reino de los cielos (Mc. 10, 14)» (Aut276).

QUE LOS NIÑOS VENGAN A MÍ

Es interesante colocarnos ante esos textos evangélicos en los que Jesús se encuentra con los niños. En uno de ellos, Jesús dice: «Si no cambiáis y no llegáis a ser como niños, nunca entraréis en el Reino de los Cielos. El que se haga pequeño como este niño, ese será el más grande en el Reino de los Cielos» (Mt 18,3-4).

En el Evangelio la figura de los niños aparece asociada a la idea de pequeñez y de dependencia ajena. (más…)

ver más

lletres_videos

Les invitamos a acompañar a Claret en sus últimos meses, en Prades y Fontfroide. El final de su vida es una bella parábola del sentido espiritual y misionero de toda su existencia. Dejemos que el Claret enfermo y agonizante nos anuncie el Evangelio de Jesús resucitado y nos interpele para vivir, como él, cada vez más centrados en Dios y en la misión.

ver más