24 de Octubre

“Parece que he cumplido mi misión ahora. En París y Roma he predicado la ley de Dios: en París como la capital del mundo y en Roma como la capital del catolicismo; Lo he hecho de palabra y por escrito. He observado la santa pobreza, di cuáles eran mis cuotas y en el día, gracias a Dios, me dieron nada, ni la Diócesis de Cuba ni la reina me pasó nada.”(Carta al D. Paladio Currius, 2 de octubre de 1869, en EC. II, p. 1423). (más…)

23 de octubre

“Arranca de tu corazón toda soberbia, que es la raíz y el principio de todos los pecados”(Avisos a un sacerdoteque acaba de hacer los ejercicios de San IgnacioVich 1844; p. 5).

SÓLO JESÚS ES EL SEÑOR

Salamanca. Verano. Hacía bastante calor, la gente intentaba no salir a la calle. En ella, sin embargo, nos cruzamos: (más…)

22 de octubre

“Si quieres subir a la contemplación y a la unión con Dios, seas hombre de oración, pues que en la oración se recibe la unción del Espíritu Santo, que lustra el entendimiento y por el ejercicio de la oración se adquiere la contemplación y el gusto de las cosas celestiales”(Diálogos sobre la oraciónen T. DE VILLACASTÍN, Manual de Ejercicios EspiritualesBarcelona 1864; p. 14). (más…)

21 de octubre

“Fuimos once hermanos…: 1º Una hermana que nació en 1800, llamada Rosa, fue casada, ahora es viuda, siempre ha sido muy laboriosa, honrada y piadosa; es la que más me ha querido.  2º Una hermana que nació en 1802, llamada Mariana, murió a los dos años.  3º Un hermano (1804), llamado Juan, éste heredó todos los bienes.  4º Un hermano (1806), llamado Bartolomé, murió a los dos años. 5º Fui yo (1807-1808).  6º Una hermana (1809), que murió a lo poco de nacida.   (más…)

20 de octubre

Dios lo que quiere de vos es que hagáis bien lo mismo que estáis haciendo con paz interior, con silencio, sin quejas ni lamentos de los prójimos ni de las cosas, sino que todo lo hagáis con constancia y suavidad, creciendo cada día en la pureza y rectitud de intención de parte del corazón” (Carta Ascética… al presidente de uno de los coros de la Academia de San Miguel. Barcelona 1862, p.8). (más…)

19 de octubre

“Yo francamente le digo que ya estoy harto con ocho años de persecuciones por ese dichoso Escorial. D. Dionisio, en cada carta, me dice que está aburrido, que no puede más sobrellevar tanta carga. ¿Qué hago yo? Algunas veces he pensado si sería mejor sugerir y aconsejar a S.M. que entregara el Escorial a los Franciscos, o a los Benedictinos o a los Jesuitas, etc” (Carta a D. Paladio Currius, 27 de julio de 1867, en EC II, p. 1183). (más…)

18 de octubre

“Has de mirar e imitar continuamente la humildad y mansedumbre de Jesús; la humildad es el fundamento de todas las virtudes; y así como un edificio alto sin fundamento se cae, también caerás tú si no eres humilde” (“Carta al misionero Teófilo”, en Sermones de Misión. Barcelona 1858, vol. I, p. 11).

TENER LOS SENTIMIENTOS DE JESÚS (más…)

17 de octubre

“La santidad supone dos cosas: limpieza de pecado y eminencia en la virtud. A fin de adquirirla, debes tomar por modelo a Jesucristo, primer sacerdote y pontífice, meditando su vida y procurando tenerle siempre presente en los pensamientos, en los afectos, en las palabras, en las obras y en el padecer por su amor”(Avisos a un sacerdote que acaba de hacer los ejercicios de San Ignacio Vic 1844; p. 4). (más…)

16 de octubre

“La oración es para el hombre lo que el alma para el cuerpo y lo que el agua para la tierra (…) es la llave del cielo (…) es para el hombre lo que las armas para el soldado, y así como el soldado sin arma está perdido, así también el cristiano sin el arma santa de la oración”

(Diálogos sobre la oración en T. DE VILLACASTÍN, Manual de Ejercicios Espirituales Barcelona 1864; p. 13). (más…)

15 de octubre

 “Jesús se valió del burrico cuando quiso entrar triunfante en Jerusalén. Yo también me ofrezco gustoso a Jesús, por si se quiere valer de mí para entrar triunfante de los enemigos…; con el bien entendido [sic!] que los honores y alabanzas que me tributen, pensaré que no son para mí, que soy el burrico, sino para Jesús, cuya dignidad, aunque indigno, llevo”

(Aut 669). (más…)