15 de octubre

«Me ofrezco gustoso a Jesús, por si se quiere valer de mí…, bien entendido que los honores y alabanzas que me tributen, pensaré que no son para mí […], sino para Jesús, cuya dignidad, aunque indigno, llevo»

(Aut 669).

SENCILLOS INSTRUMENTOS DE DIOS

Sufrimos un gran engaño cuando nos subimos a un estrado para mirar por encima a los demás, creyéndonos las alabanzas o reconocimientos que nos tributan, sin pasarlos por la criba de la humildad. Es prudente acertar en la valoración de la opinión ajena, pero es insensato creer todo lo que se dice cuando nos ensalzan. ¡Tantas veces se cumple el viejo refrán: «No por ti sino por el pan, mueve la cola el can!». (más…)

14 de octubre

«Me ocuparé en alabanzas de Dios, de María Santísima y de los santos, como son oraciones y devociones, y procuraré exhortar al prójimo en la virtud» (Explicación de la paloma, Barcelona 1848, p. 24).

ORACIÓN CONSTANTE

Nos separa más de un siglo. Parece increíble que Claret percibiera, ya en su tiempo, los ritmos de vida trepidantes del hombre moderno. De ahí su empeño en alumbrar materiales e iniciativas para sostener espiritualmente a los cristianos en medio del frenesí cotidiano.

Hoy nos enviamos mensajes breves por ordenador y por teléfono móvil. Los genios de la publicidad buscan expresiones que impacten y se graben bien. Claret –muy intuitivo– (más…)

13 de octubre

«La ignorancia en materia de Religión es hoy en día mucha, casi general; y lo peor es que son muchísimos los que se complacen en ella. Prefieren las tinieblas a la luz; más quieren los vicios que las virtudes, y engolosinados por los deleites groseros que tienen a la vista, no hacen caso ni quieren hacerlo de los goces del cielo que el Señor les tiene prometidos y preparados si creen y obran como él les manda» (El ferrocarril. Barcelona 1857, p. 79).

PREFERIR LA LUZ A LAS TINIEBLAS

«¡Déjame en paz, que no me quiero salvar, que en el infierno no estoy tan mal!», decía la letra de una canción… ¡Qué diría hoy Claret, si ya en su tiempo le escandalizaba la ignorancia en materia religiosa! Una ignorancia en la que –como él insinúa– hay mucha irresponsabilidad y deliberación. (más…)

12 de octubre

«He aquí […] la última y principal prenda que debes tener para ser un buen misionero: ser devoto de María y amar mucho a Dios» (Carta al misionero Teófilo, en Sermones de Misión. Barcelona 1858, vol. I, p. 26).

LOS DOS GRANDES AMORES

Cuando Claret misionaba en Gran Canaria, lamentaba la deficiente formación de los sacerdotes de aquella isla: era de orientación jansenista. Esta fue una desviación muy extendida en los siglos xvii y xviii, que en la espiritualidad llevó a un rigorismo moral y a un lamentable olvido de la ternura de Dios Padre. 

Frente a ella tuvo un gran papel la devoción a los Corazones de Jesús y de María. (más…)

11 de octubre

«En un principio que estaba en Vich pasaba en mí lo que en un taller de cerrajero, que el Director mete la barra de hierro en la fragua y cuando está bien caldeado lo saca y le pone sobre el yunque y empieza a descargar golpes con el martillo; el ayudante hace lo mismo, y los dos van alternando y como a compás van descargando martillazos y van machacando hasta que toma la forma que se ha propuesto el director. Vos, Señor mío y Maestro mío, pusisteis mi corazón en la fragua de los santos Ejercicios espirituales y frecuencia de Sacramentos, y así, caldeado mi corazón en el fuego del amor a Vos y a María Sma. empezasteis a dar golpes de humillaciones, y yo también daba los míos con el examen particular que hacía de esta virtud, para mí tan necesaria»(Aut342).

DEJAR QUE DIOS NOS FORJE (más…)

9 de octubre

«Como empecé las misiones el año 1840, en que nos hallábamos en guerra civil entre Realistas y Constitucionales, andaba con sumo cuidado en no decir alguna palabra de política, a favor o en contra de alguno de los dos partidos»

(Aut 291).

¿FUE CLARET UN “POLÍTICO” DE SU TIEMPO?

Claret fue acusado de ser el político de la aparente «no-política». Fue muy consciente de la situación que le tocó vivir. Valoraba el servicio que los políticos deben prestar al bien común. Pero el hecho de haberse sentido, en sus años de predicador popular por Cataluña, «espiado» por unos partidos y por otros, creó en él una aversión casi visceral a todo lo que oliese a política. Sus escritos nos dejan (más…)

8 de octubre

«Cuando salí de aquellas islas [Canarias], el Señor Obispo me quiso dar un sombrero nuevo y un capote nuevo, pero yo no quise; solo me llevé cinco rasgones que me hicieron en mi capote viejo la mucha gente que siempre se me echaba encima cuando iba de una población a otra»

(Aut 486).

IMITACIÓN DE CRISTO POBRE

Claret tuvo gran sensibilidad estética; no en vano había estudiado dibujo y diseños textiles. Él mismo dibujó su escudo arzobispal, el de la Academia de San Miguel, los muchos grabados de su Catecismo explicado…

De su juventud en Barcelona, escribió años más tarde: «Me gustaba vestir, no diré con lujo, pero sí con bastante elegancia» (Aut 72). (más…)

7 de octubre (Nuestra Señora del Rosario)

«Honremos […] a María santísima, nuestra tiernísima Madre; imitemos sus virtudes, tributémosle de continuo nuestros obsequios, recibamos en honor suyo con frecuencia los santos Sacramentos, y no olvidemos que el rosario es una de las devociones de que más gusta» (Carta ascética… al presidente de uno de los coros de la Academia de San Miguel. Barcelona 1862, p. 45; editada en EC II, p. 604).

MARÍA, OYENTE Y ORANTE

El rezo del rosario, tan vivamente recomendado por Claret, ha quedado, para muchos cristianos, relegado al olvido. Pero el magisterio de la Iglesia lo ha revalorizado en varios documentos recientes. (más…)

6 de octubre (Consagración episcopal)

«El día 6 de octubre de 1850, día de S. Bruno, fundador de los cartujos, a cuya religión había deseado pertenecer […], fue mi consagración [episcopal], juntamente con el S. D. Jaime Soler, obispo de Teruel, en la Catedral de Vich. Fue consagrante el Sr. Obispo de aquella Diócesis, el Ilmo. Sr. D. Luciano Casadevall» (Aut 499).

UN OBISPO AUTÉNTICAMENTE MISIONERO

A Claret la mitra le llegó de rebote; habían intentado nombrar a otro, pero no aceptó. Y le llegó también a contratiempo, pues acababa de fundar la Congregación de Misioneros, y no mucho antes la Librería Religiosa, y ambas le necesitaban para que guiase sus primeros pasos. (más…)

5 de octubre

«La primera cosa que procuraba era la instrucción de los Niños en la Doctrina cristiana, ya por [la] afición que siempre he tenido a esta clase de enseñanza, ya también porque conocía que es lo más principal, por ser el Catecismo el fundamento de este edificio de la instrucción religiosa y moral»

(Aut 275).

PLANTAR LA SEMILLA DE LA FE EN LOS NIÑOS

Claret comprendió bien las palabras de Jesús: «De los que son como niños es el Reino de los Cielos» (Mc 10,14).

Las experiencias vividas en los primeros años de la infancia marcan para siempre. Plantar la semilla de la fe en un niño significa introducir a la persona en la experiencia de la confianza radical, de saberse amada incondicionalmente por Dios. Esta «semilla» irá fructificando a lo largo de toda la vida. (más…)