31 de enero

«Si un hombre tirara una bala con los dedos, bien poca mella haría; pero, si esta misma bala la tira rempujada con el fuego de la pólvora, mata. Así es la divina palabra. Si se dice naturalmente, bien poco hace, pero, si se dice por un Sacerdote lleno de fuego de caridad, de amor de Dios y del prójimo, herirá vicios, matará pecados, convertirá a los pecadores, obrará prodigios…»

(Aut 439).

PALABRA DE FUEGO

Los “intelectualistas” tienden a ir sin más al «concepto», a ver «qué» se dice. Pero los “filósofos del lenguaje” saben que este no es solo informativo; frecuentemente es«interpelativo»: persigue llegar al corazón. (más…)

30 de enero

«Algunas veces, el Señor me hacía sentir los efectos de la pobreza, pero era por poco tiempo. Luego me consolaba con lo que necesitaba; y era tanta la alegría que sentía con la pobreza, que no gozan tanto los ricos con todas sus riquezas como gozaba yo con mi amadísima pobreza» (Aut 363).

ALEGRÍA EN LA POBREZA

Quien no estuviere familiarizado con los ideales evangélicos podría precipitarse al interpretar esta experiencia como masoquismo. Es la enfermiza tendencia actual de occidente a descalificar ciertas prácticas cristianas; aunque no se haría otro tanto con sentencias de Confucio o de Lao-Tse que van en esa misma dirección.La vida de Claret fue –externamente hablando– (más…)

29 de enero

«Conozco muy bien que sin un auxilio especial del cielo era imposible soportar tan ímprobo y prolongado trabajo desde el año de 1840 al año 1847, que fui a las Islas Canarias…» (Aut 305).

LLEVADO POR LA GRACIA DE DIOS

Claret, tal como refleja este texto, dedicó siete años a la misión en tierras de Cataluña. yendo de una población a otra siempre a pie para encarnar mejor el estilo de Jesús. Su trabajo de aquellos años fue verdaderamente intenso e ímprobo. La suma de días de viajes, predicación y actuaciones pastorales consumían todo su tiempo.

Tanto él, como sus biógrafos, atribuyen esa resistencia y capacidad de dedicación a tiempo pleno a una asistencia especial de la gracia de Dios. (más…)

28 de enero

«Cuando bauticé a la infanta Concepción me debían regalar algo, como es costumbre; pues yo le pedí y supliqué [a la reina] que no me diera cosa alguna, y, para no contristarme, no me dio nada. Y mi satisfacción será, cuando me retire de Palacio, el poder decir que nada tengo de Su Majestad, ni un alfiler» (Aut 634).

EL VALOR DE LA GRATUIDAD

Cuando Jesús envía a sus apóstoles a predicar el Evangelio, les recuerda que lo han recibido gratuitamente y que deben darlo gratuitamente (cf. Mt 10,8). En un mundo en que todo parece hacerse por interés económico, Claret actúa de manera desinteresada. No quiere ser una carga para los demás y sí ser un signo del amor gratuito de Dios. (más…)

27 de enero

«No puede Usted formarse una idea de cuánto trabaja el infierno contra mí: calumnias las más atroces, palabras, obras, amenazas de muerte; todo lo pone en juego para ver cómo me desprestigia y me espanta; pero, con la ayuda de Dios, no hago caso» (Carta al P. José Xifré, 15 de enero de 1864, en EC II, p. 747).

QUE NO NOS PUEDA LA FUERZA DEL MAL

La vida misionera de Claret es de inspiración bíblica. Su gran modelo es el propio Jesucristo que reúne a los apóstoles para formar una comunidad evangelizadora. Y se inspira también en la palabra, vida y actividades del apóstol Pablo. Tanto a Jesús como a Pablo no les faltaron dificultades. Algo semejante le ocurrió a Claret. (más…)

26 de enero

«A la vista de la virtud y firmeza de los buenos sacerdotes, los impíos pierden su osadía y atrevimiento» (Aut 735).

EL TESTIMONIO CONVINCENTE

Lo que desarma la hostilidad contra la fe y contra la Iglesia no es la apologética, sino el testimonio de vida de los cristianos, sobre todo de los más representativos. En la historia de la Iglesia ha habido espléndidos ejemplos de sacerdotes que han predicado más con su vida que con su palabra: por ejemplo, el Cura de Ars. Ese fue también el caso de Claret. Lo que en verdad construye a la comunidad y sirve a la extensión del Evangelio es, ante todo, el testimonio de una vida entregada. (más…)

25 de enero (La conversión de san Pablo)

«Pero quien [más] me entusiasma es el celo del apóstol San Pablo. ¡Cómo corre de una a otra parte, llevando como vaso de elección la doctrina de Jesucristo!» (Aut 224).

ENTUSIASMO

El celo de san Pablo fue uno de los resortes que más poderosamente movieron la vida apostólica de Claret hasta el final de sus días. Pablo le entusiasmó. Como a Pablo, Cristo le hizo perder el sueñoa Claret, llenándole de celo. El celo misionero es el amor de Dios en forma de solicitud desmesurada por los otros. Es el amor de Dios «descontrolado» por un vértigo inexplicable de entrega. Su tilde es la urgencia. Hay que hacer el bien, hacerlo ya, hacerlo superlativamente, esto es, de la mejor manera posible. (más…)

24 de enero

«Jesús es el camino que debemos seguir, la verdad que debemos creer y la vida que debemos vivir. Esta es la doctrina predicada por los apóstoles y los Padres de la Iglesia y que han predicado y predicarán todos los ministros de la palabra de Dios» (L’egoismo vinto, Roma 1869, p. 47; retrotraducido en EE p. 406).

JESÚS, SU TODO

Para Claret Jesús es, sencillamente, su «todo» (Aut 755). Es para él el amigo entrañable, el compañero permanente de camino y el Señor a cuyo servicio se consagra. Conocer la «santísima voluntad» del Señor y cumplirla era su locura (Aut 445 y 754). Siguiendo los pasos de Jesús, el único Maestro, Claret consagró todas sus energías a procurar la mayor gloria de Dios, (más…)

23 de enero

«El amor de Dios y el egoísmo son dos amores contrarios que se resisten mutuamente; son como el agua y el fuego. El agua sucia del vaso del herrero… Apagarase en él el hierro encendido. Así queda apagado el amor divino» (Mss. Claret, vol. XIII, p. 697).

AMORES INCOMPATIBLES

El amor de Dios no es una idea, sino una experiencia. Claret fue un experimentado en ese amor, que él compara con el fuego. Y para él, el fuego del amor es también símbolo de vida.

La experiencia del amor de Dios se vive en la historia personal de cada uno. Pero ¿puede decir que Dios le ama alguien que está pasando por desgracias, falta de salud, (más…)

22 de enero

«La materia que más frecuentemente tengo que tratar es del Cielo, por las razones que Dios me ha dado a conocer» (AEC, p. 684).

META FINAL

Según avanza la vida, perdemos de vista el horizonte.Nos vamos quedando miopes. Vamos perdiendo fuerzas, se nos van los sueños. Nos cuestan los cambios y, lejos de ser aves de altura, nos conformamos con vuelos cortos…

Hoy Claret nos invita a tratar del cielo. Como buen misionero, sabe que hay que proponer la meta para levantar la ilusión, para no perder de vista el horizonte y ser conscientes del desenlace de la vida y de la historia. (más…)