30 de diciembre

«Hay tiempo de callar y tiempo de hablar, dice Salomón. Pero al ver que mi silencio es causa de que algunos sean engañados, hablaré brevemente, porque la verdad pocas palabras necesita. Y, como mi divino Maestro, hablaré no para defenderme, sino para dar testimonio de la verdad» (Testimonio de la verdad, en AEC p. 546).

VALOR DEL SILENCIO Y AMOR A LA VERDAD

Un proverbio danés dice: «Lo que no puedes expresar en pocas palabras, no lo sabes». Claret fue hombre de pocas palabras. La mayor parte de sus «libros» son más bien «opúsculos». Solo en el púlpito se explayaba en temas religioso-morales. Pero fuera de esto, hablaba poco, y la virtud de la modestia le impedía hablar de sí mismo.

Parece haber mantenido (más…)

29 de diciembre

«Lucifer y sus secuaces son obstinados enemigos de Dios y de los hombres, y por su soberbia y envidia nos hacen guerra continua. Dios lo permite para nuestro bien, porque nosotros, que vivimos en la tierra, formamos la Iglesia militante, y debemos combatir y luchar, como dice el apóstol San Pablo» (L’egoismo vinto, Roma 1869, p. 45; retrotraducido en EE p. 405).

LUCHA SIN CUARTEL

La vida humana conlleva una llamada a la valentía en la lucha contra el mal, cuya presencia –por el «pecado original»– todos experimentamos; un mal que tiene dimensiones personales y sociales. Intentamos protegernos de los embates del mal y ayudar a otros en la misma lucha; y sabemos que, en algunos ámbitos, esta lucha es particularmente encarnizada. (más…)

28 de diciembre

«Atended y mirad bien cómo Satanás ha derramado su último veneno sobre la sociedad; por esto vemos que el individuo y la sociedad entera se pierden por falta de luces y de virtudes; y nosotros estamos en la obligación de aplicar el eficaz y único remedio: que es Jesucristo, su doctrina, sus sacramentos y su sacrificio que es la misa, ya que Jesús es la luz que alumbra a todo hombre que viene a este mundo, como dice San Juan» (Carta ascética… al presidente de uno de los coros de la Academia de San Miguel. Barcelona 1862, p. 50; editada en EC II, pp. 606-607).

JESUCRISTO, ANTÍDOTO EFICAZ CONTRA EL MAL

En la conclusión de ese librito, dirigido a seglares,Claret subraya que la situación social (más…)

27 de diciembre

«En la cama dirigiré mi corazón al templo más cercano para pensar en el Señor Sacramentado, suplicando a los Ángeles que velen por mí, y así, mientras yo dormiré, para hacer la voluntad de Dios, mi corazón vigilará» (Propósitos del año 1868; en AEC p. 721).

MISTERIOSA PRESENCIA

Claret oraba siempre, incluso cuando dormía. Sabemos que dormía poco, y este texto nos dice que procuró hacer del sueño oración. Esto quiere decir que para quien vive consagrado al Señor no hay actos totalmente seculares. Todo lo que hace o dice adquiere una dimensión superior. Es muy aleccionador ver que Claret realizaba la necesidad corporal del dormir como un acto de entrega a la voluntad de Dios.

Él solo quería percibir (más…)

26 de diciembre

«María Santísima tuvo de mí una especialísima providencia y me tenía como un hijo muy mimado; no por mis merecimientos, sino por su piedad y clemencia» (Gracias concedidas por María al más indigno de sus hijos; en AEC p. 540).

AMOR MATERNO

Claret cultivó desde su más tierna edad una fuerte devoción a María. La sintió siempre como madre(dice: «Me tenía como un hijo muy mimado»).

Claret entendía que la «misión» de Jesús había sido posible gracias a la aceptación de la Virgen de Nazaret: una aceptación que la constituyó madre y partícipe de toda la obra misionera de Jesús, y para siempre. Y, evocando el momento de Jesús clavado en la cruz, se aplicaba a sí mismo (más…)

25 de diciembre (La Natividad del Señor)

«Fui bautizado en la pila bautismal de la Parroquia de Santa María de Sallent, el día veinte y cinco de diciembre, día mismo de la Navidad del Señor del año de 1807, y en los libros parroquiales dice 1808»

(Aut 4).

LA VIVENCIA BAUTISMAL

Entre los biógrafos hubo una cuestión histórica que a Claret no le habría preocupado; durante un tiempo se discutió si había nacido y sido bautizado en 1808 o en 1807, debido a la inexactitud registrada en los libros parroquiales. La aclaración que hace el mismo Claret en su Autobiografía nos aleja de toda duda.

Tras mencionar (más…)

24 de diciembre

«Mejor es hacer menos con paciencia, mansedumbre y amabilidad, que hacer más con precipitación, con ira, con enfado y regañando, que las gentes se escandalizan» (Propósitos del año 1863, en AEC p. 703).

LA DULZURA, EL MEDIO EFICAZ

Seguramente en el fondo de esta frase de Claret hay una honda experiencia personal. Él era, en efecto, un hombre paciente, manso, amable.

Quien actúe «con precipitación, con ira, con enfado y regañando» no será testigo del Dios de la bondad y la misericordia. La consecuencia será que las gentes se escandalizarán, no aceptarán el mensaje cristiano, por la forma desabrida del evangelizador.

La forma de actuar que propone (más…)

23 de diciembre (Nacimiento de Claret)

«Nací en la villa de Sallent, Deanato de Manresa, Obispado de Vich, provincia de Barcelona» (Aut 3).

EL DON GOZOSO DE LA VIDA

Después de la advertencia introductoria, Claret comienza su Autobiografía con la palabra «nací». Esta palabra nos explica su actitud ante la propia vida, considerada siempre como un regalo del amor de Dios. Y ese regalo no tiene forma abstracta; los datos del nacimiento (fecha, lugar, filiación, etc.) cualifican la propia existencia desde el punto de vista cultural y religioso.

Ese reconocimiento de la vida como don llevó a Claret a cuidarla. En su paso de la adolescencia a la edad adulta, se dio cuenta de la importancia (más…)

22 de diciembre

«El Señor me dijo a mí y a todos estos misioneros compañeros míos: “No sois vosotros los que habláis, sino que es el Espíritu de vuestro Padre [y de vuestra Madre] el que habla por vosotros”. Por manera que cada uno de nosotros podrá decir: “El Espíritu del Señor está sobre mí; por lo cual me ha consagrado con su unción divina y me ha enviado a evangelizar a los pobres, a sanar a los contritos de corazón”» (Aut 687).

UNGIDOS POR EL ESPÍRITU DEL PADRE Y DE MARÍA

El discípulo se forja en la escucha. Claret es discípulo porque sabe escuchar al Señor. Claret desea, además, que todos sus compañeros misioneros sepan escuchar al Espíritu y así ser verdaderos discípulos.

Ojalá hoy puedas decir con Claret: (más…)

21 de diciembre

«Nunca me cansaba de estar en la iglesia, delante de María del Rosario, y hablaba y rezaba con tal confianza, que estaba bien creído que la Santísima Virgen me oía. Se me figuraba que desde la imagen, delante de la cual oraba, había como una vía de alambre hasta el original, que está en el cielo; sin haber visto en aquella edad telégrafo eléctrico alguno, yo me imaginaba como que hubiera un telégrafo desde la imagen al cielo» (Aut 48).

UN «TELÉGRAFO» HASTA EL CIELO

Claret está relatando los años de su infancia y adolescencia en su pueblo natal, Sallent, en la casa paterna. Su corazón se recrea haciendo memoria especialmente de los momentos en que, ante la imagen de María del Rosario, (más…)