En este espacio presentamos diversas experiencias de las personas y grupos que vienen a Vic y visitan la Casa Madre de los Claretianos.

Visita a las fuentes de nuestro Carisma

casa-madre

P. Jijo Kandamkulathil, cmf.

Dos días después de la fiesta de S. Antonio M. Claret, llegué a Vic en tren desde Barcelona. El paisaje campestre de los alrededores era verde y refrescante y me traía recuerdos. En el viaje de cerca de una hora, traté de recordar los lugares e incidentes de la vida de Claret que había leído en su autobiografía hacía muchos años. Vic llegó antes de lo esperado y me apresuré a bajar del tren con el mapa mental de nuestra casa, gracias al mapa de Google. Pero, cuando salía de la estación alguien me llamó en voz alta en una estación por lo demás tranquila. Era el P. Carlos Sánchez, un misionero del Perú. Es una autoridad en la biografía e historia de Claret y su época. (más…)

Visita de las Religiosas de María Inmaculada-Misioneras Claretianas

visita-rmi

Misioneras Claretianas (RMI) en el Museo.

Las Religiosas de María Inmaculada – Misioneras Claretianas han celebrado, en Reus desde el 13 hasta el 22 de octubre, el XVIII Encuentro de Superioras y Delegadas de Organismos Mayores con el Gobierno General para preparar su próximo Capítulo General.

El viernes 21 de octubre de 2016, estas 17  Misioneras llegaron a Vic como peregrinas para visitar el Sepulcro del Padre Claret. Después de recorrer el Museo y el CESC, celebraron la Eucaristía en la cripta.

Presentamos a continuación algunos de sus testimonios escritos en el Libro de Visitas del Museo. (más…)

Visita del P. Álvaro Andrés Marín, cmf

a_marin_3

El P. Álvaro Marín frente al sepulcro del P. Claret.

UNA EXPERIENCIA DE VIDA “QUE DA VIDA”

Este año ha sido una época de “Gracia”, de regalos de Dios a mi vida, entre ellos uno que yo denomino con este atractivo título. Un momento que para ser sincero no pensé llegar a vivir como claretiano que soy. (más…)

Visita del P. Marcelo Vásquez, cmf

El P. Marcelo Vásquez ante la fotografia del P. Claret.

En medio del calor estival arribé a la ciudad de Vic. Tras el portón estaba la Casa Madre: la primera morada de los misioneros, después de fundada nuestra Congregación. Ellos también arribaron un verano. Luego, la emoción se convirtió en fraternal acogida gracias a las atenciones de la actual comunidad claretiana. (más…)